Gramática de la fantasía

No sé... te cuento... vamos allá... soy... el destripacuentos.

Gramatica_fantasiaDe repente dos palabras que no comparten nada se reúnen en la imaginación de un niño. El encuentro puede ser muy creativo. Por ejemplo, tomamos “mesa” y “ola”… ¿a que ya estás sugiriendo un cuento extraordinario que tiene como protagonistas estos dos términos? Este dúo de palabras compone el llamado “binomio fantástico” del genial Gianni Rodari. Él escribe, en Gramática de la fantasía. El arte de contar historias, “perro” y “armario” y, aderezados con alguna preposición, empieza a inventar relatos.

¡Qué gran invento para padres y profesores el binomio fantástico! Qué sencillo para empezar una clase o acercarte al mundo de los juegos de tus hijos.

El propio Gianni Rodari, al fin y al cabo, es un binomio fantástico en sí mismo. Un “Gianni” normal al que de repente le asalta el apellido “Rodari” provocando un cortocircuito en la literatura infantil.

Gramática de la fantasía. El arte de contar historias es uno de los manuales básicos para los que tenemos fe en la creatividad infantil. Su sencillez y su capacidad para alejarse de las doctrinas oficiales convierten a este libro en una de las joyas de la corona de la imaginación. Aquí vierte Rodari toda su experiencia en los colegios y su choque con las anquilosadas estructuras educativas. Premio Andersen 1970, Rodari cultivó una obra cautivadora y revolucionaria que se aleja de la consideración de los niños como simples brotes de los adultos. No sólo es el gran amigo de los niños, sino también de los educadores sensibles.

En los preliminares del volumen, el autor italiano desvela ya su intención: “Se habla aquí de algunos modos de inventar historias para niños y de ayudar a los niños a inventar por sí solos sus propias historias”. Y todo, en el más absoluto juego con las palabras “para sacar a la luz campos de la memoria que yacían bajo el polvo del tiempo”.

El error creativo

Después de leer esta singular gramática, lo vital es ponerla en práctica con los niños. Hay que dejarse llevar por conceptos tan sorprendentes como: el prefijo arbitrario (un “subgato” no es lo mismo que un “gato”), qué ocurriría si…, el error creativo (enrredo, con una “r” de más), tramas fantásticas, juegos de preguntas, formular adivinanzas, tratamiento de versos, la lógica fantástica (¿cómo se comportaría un hombre de vidrio?), la sustracción fantástica (una cuchara que corre), el propio niño como protagonista, o los acontecimientos mágicos (el abuelo se convierte en un gato).

Así, bebiendo en las palabras -“los niños utilizan las palabras como juguetes”- y los trucos que las descolocan, podremos y podrán inventar cuentos que respiren aire puro. Sugerir historias con ejercicios muy sencillos: Rodari nos da la fórmula.rodari

El autor italiano nos recuerda también que los cuentos clásicos deben servir de materia prima para la creación. Por ejemplo a los niños para que elaboren una historia les damos cinco palabras relacionadas con Caperucita Roja y otra que rompe la serie: niña, bosque, flores, lobo, abuela y… helicóptero. Asimismo, podemos ponerlo todo patas arriba si le damos el papel de bueno al lobo y el de mala a Caperucita. ¿ Y que pasaría si Pinocho descubre en las entrañas de un tiburón dónde se esconde un tesoro? ¿Y Pulgarcito, que hizo después de utilizar las botas de siete leguas? ¿Y si Pinocho es el que llega a la casa de los enanitos y no Blancanieves? ¿Qué hace Cenicienta en Marte? Las posibilidades para crear son infinitas. Incluso la estructura de un cuento clásico, sin mencionar necesariamente a sus personajes, se puede trasladar a otro lugar y otro tiempo.

Todos estos juegos de palabras reseñados por Gianni Rodari se mezclan con otras sugerencias que están en nuestro imaginario: jugar a disfrazarse gracias a un baúl de ropa vieja, crear nuevos titulares y noticias estrambóticas recortando frases de los periódicos, o representar con títeres y marionetas aventuras de personajes fantásticos.

Los ventanucos de la realidad

Fantasía, fantasía y fantasía. Qué perfume exhala este término. En este libro, como no podría ser de otra manera, Rodari defiende a la fantasía: “No es un lobo malo del cual haya que tener miedo o un delito que haya que controlar con permanentes y pertinentes redadas”.  Si tenemos esto claro, una nueva mirada a la vida se impone: “En la realidad se puede entrar por la puerta principal o introducirse -es más divertido- por un ventanuco”.

Los ventanucos de las clases de los colegios han de abrirse para que el humor haga acto de presencia. Rodari, por su propia experiencia, pensaba que “en nuestra escuela se ríe demasiado poco” y alerta sobre una escuela para consumidores que ahoga una escuela para creadores. En Gramática de la fantasía loa la labor del maestro como un “promotor de las creatividades, no un domador de borriquillos ni amaestrador de focas”.

El entrañable uso del imperfecto en los juegos de los niños (“ahora nos escondíamos…”), el hábito de la lectura por instinto y no por la obligación del colegio, inventar como el primer paso para pensar… son tantas las reflexiones que Rodari regala a sus lectores, que resulta necesario llevar una libreta con el libro para apuntar algunas de estas ideas y probarlas luego.

Por las páginas finales de esta gramática hay una relevante perspectiva sobre los cuentos. En un niño pequeño, el cuento es “un ideal para retener consigo al adulto” y no quedarse solo justo cuando su habitación es más oscura. ¿Nos aferramos a los cuentos por un instinto de supervivencia que luego nos sigue alimentando toda la vida?

Libro imprescindible para pedagogos y amantes de las historias y los cuentos. Gianni Rodari es vuestro fiel aliado. ¡Cómo resistirse a pasajes como éste:  “Sé muy bien que el futuro no será casi nunca feliz como un cuento. Pero no es esto lo que importa. Por el momento, hace falta que el niño haga reserva de optimismo y de confianza para enfrentarse con la vida. Y así, no descuidamos el valor educativo de la utopía”!

A lo mejor te miento... recuerda... soy... el destripacuentos.

Datos corridos de Gramática de la fantasía. Introducción al arte de contar historias. Gianni Rodari. Planeta, 2006. Colección: Booket

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. las tecnicas de Gianni Rodari son un excelente recurso para utilizar en el aula, recomendaria trabajar con estas tecnicas en los grados mas grandes 4, 5 y 6 to grado que veran que la imaginacion y la creacion de estos ninos es espectucular y se divertiran mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *