Montserrat del Amo, la reina en la grada infantil de la literatura

Sus personajes siguen latiendo en el reino de la literatura infantil y juvenil gracias al impulso de lectores de varias generaciones. Desde 1948 centra toda su energía, que no es poca, en luchar contra el hambre cultural a través de las páginas de sus relatos y en animar a los chavales a leer en actos como la Hora del cuento, tan recurridos ahora como animación a la lectura en las bibliotecas. Merecido homenaje en Casa de América a Montserrat del Amo, dentro del Festival Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil.

P1010301
“Su labor creadora es un magnífico ejemplo de una decidida vocación literaria, de una pasión entregada al arte de crear con palabras -orales y escritas- y de una limpia trayectoria en defensa de los más auténticos valores, tanto en su quehacer literario como en sus relaciones humanas”. Quien así glosa la figura de Montserrat del Amo es alguien que la conoce bien, su amigo Jaime García Padrino, catedrático de Didáctica de la Lengua y la Literatura de la Universidad Complutense.P1010295En la conversación que mantienen ambos hay mención a los galardones literarios de la escritora madrileña -Premio Lazarillo de 1960 por Rastro de Dios, Premio Nacional de Literatura de 1978 por El nudo, Premio de Literatura Infantil y Juvenil Cervantes Chico 1993 y III Premio Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil Ediciones SM 2007, entre otros- pero sobre todo sale a relucir su extraordinaria biografía, rebosante de anécdotas personales que desembocan en recursos para sus libros.

Resulta evidente su capacidad para dar la vuelta a la tortilla a un argumento literario que parecía previsible y a un acto en la que ella es la clara protagonista: “Estoy recibiendo este homenaje, pero yo se lo endoso a todos los que se dedican a la literatura infantil y juvenil”. Montserrat del Amo escuchando el cuento popular El enano de Uxmal narrado por un campesino en la ciudad maya de Uxmal (México), 1997.Sus primeras imágenes para crear giran en torno a los personajes a los que luego envuelve la historia, el entorno y el paisaje.

Para plasmar las palabras que tiene en mente necesita viajar, hablar con otros seres humanos, como cuando en aquel viaje en 1997 a las ruinas de Uxmal (México) escucha a un campesino la leyenda del enano de Uxmal a cambio de unas monedas. El vendedor de cuentos confesaba que cuando él era niño esta leyenda era el único cuento que existía en el mundo. Su capacidad de asombro y su empatía por los demás le lleva a escribir párrafos como el de su obra El nudo que en la charla rescata García Padrino: “¡Siempre el nudo! Jamás el cabo suelto, inútilmente zarandeado por el vendaval del tiempo”. Su tenacidad, su compromiso creador, su honestidad profesional, su sencillez y expresividad de su lenguaje ya se atisban en la niña que con un lazo en la cabeza posa en su más tierna infancia con su hermano Ernesto con una mirada que transmite “mucho temple en la lucha con la vida”.l nudo. Ilust. de María Rius. Juventud, 1980

Su afición a la lectura tiene dos momentos que retiene en su memoria de niña:

Uno.-  Sus hermanos iban por su cuenta y eso se hacía más patente en verano. Jugando a pelarse, se espetaban frases como “quita” o apártate”. Su padre, Álvaro, le dijo que ponían en acción los diálogos de los libros que leían y como ella no sabía leer aún… Al verano siguiente no quería ser excluida del juego y tras coger un libro difícil cuyo título tardó quince días en descifrar –Dos años de vacaciones, de Julio Verne- soltó a sus hermanos: “¡Atrás, cobardes!, gritó el capitán con voz de trueno a la marinería rebelde!”. Ellos se quedaron atónitos, y pensaron: “Vaya con la niña”. Y a partir de entonces ya entró en sus juegos.

Dos.- Cuando sonaban las sirenas en la guerra civil avisando de los bombardeos, Montserrat y sus hermanos se agarraban a un libro de la pila de volúmenes que el padre dejaba estratégicamente colocados mientras bajaban a refugiarse al sótano, donde leían mientras otros niños lloraban y se angustiaban. “Si me preguntan un método para empezar a leer yo no puedo contestar que una guerra civil, aunque a mí me sirviera”.

Montserrat del Amo en la biblioteca pública del barrio de Prosperidad (Madrid) practicando la Hora del Cuento, en 1956.Desde Hombres de hoy, ciudades de siglos (1948) a Las Brit del 38 (2013), sus más de 80 obras definen a una autora completamente entregada a su pasión por la literatura infantil y juvenil a través de sus obras escritas y también a través del contacto directo con los lectores más jóvenes. No en vano, es la pionera de la Hora del Cuento en las bibliotecas públicas y escolares, un recurso fundamental en la actualidad de animación a la lectura Con ese título escribió un libro en 1964 que puede leerse en su integridad en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, donde tiene su propia página electrónica. Cuentos contados (SM 2006) es la puesta al día de este esencial volumen.

La escritora madrileña, que “lleva tinta en la sangre por mis dos abuelos editores”, es maestra de lectores y le gusta narrar los encuentros con muchos de los antiguos niños que después de haberla escuchado una mañana en sus colegios descubren que ya no pueden separarse de los libros. En una ocasión, Montserrat del Amo llevó su coche a un taller cerca de su casa. El joven mecánico le estrechó la mano efusivamente y fue reprendido por su jefe porque las manos de un mecánico no suelen estar limpias. El joven le replicó que tenía que saludar a Montserrat del Amo porque un día había ido a su colegio y él, después de asomarse a un libro suyo, había aprendido el hábito de la lectura.

Aunque la empresa de acotar las etapas creadoras de un escritor siempre esconde dificultades, García Padrino distingue cuatro épocas en la pluma de Montserrat del Amo:

1948-1960. Obras de juventud  en la que refleja una visión idealizada de la realidad. Colaboraciones en la prensa infantil y juveHombres de hoy, ciudades de siglos. Hijos de Gregorio del Amo, 1948nil, como por ejemplo la revista Volad y Bazar. De esta primera etapa son sus obras Hombres de hoy, ciudades de siglos; Gustavo el grumete; Todo un joven; y Patio de corredor, que luego adaptó a la realidad del siglo XXI para sustituir términos como “estraperlo” o “cartillas de racionamiento”.Gustavo el grumete. Escelicer, 1952.

1960-1980. Su época de madurez. Obras fundamentales de este período: Rastro de Dios, El “Sentao” y los Reyes, ¡Se ha perdido el “Sentao”!, Chitina y su gato, Aparecen los Block, Los Block dan en el blanco, Los Block descifran la clave, Velero de tierra y mar, Zuecos y naranjas, La torre, Los Block se embarcan y El nudo.

1981-1990. Una nueva época creadora, con libros como La piedra y el agua, Cuentos para La torre. Ilust. de Miguel A. Pacheco. Valladolid  Miñón, 1975bailar, La piedra de toque, que parte de una experiencia personal con un niño con  parálisis cerebral, El fuego y el oro o Cuentos para contar.

1El fuego y el oro. Ilust. de Juan R. Alonso Díaz-Toledo. Noguer, 1984.991 hasta hoy. Constancia de sus grandes temas como su respeto por los valores humanos. Ring, ring, La reina de los mares, Animal de compañía, El río robado o Las Brit del 38, la última obra publicada, son algunos de los títulos de esta etapa. Montserrat del Amo es una enamorada del lenguaje, del sonido de las letras y las consonantes en sus aventuras.

Durante el homenaje se recrea con alguna palabra, como “grada”, un término que se usa en América latina como sinónimo de escalón: “Yo tengo cuidado con el escalón, pero en la grada… me siento como una reina”.

FMontserrat del Amo y su hermano Ernesto, hacia 1929.otos: Eduardo Mesa / Biblioteca Virtual Cervantes

1 y 2.-  Homenaje Montserrat del Amo. Casa de América 9-10-2014 / Eduardo Mesa

3.- Montserrat del Amo escuchando el cuento popular El enano de Uxmal narrado por un campesino en la ciudad maya de Uxmal (México), 1997 / Biblioteca Virtual Cervantes

4.- Montserrat del Amo en la biblioteca pública del barrio de Prosperidad (Madrid) practicando la Hora del Cuento, en 1956 / Biblioteca Virtual Cervantes

5.- Montserrat del Amo y su hermano Ernesto, hacia 1929 / Biblioteca Virtual Cervantes

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Pingback: Montserrat del Amo, la reina en la grada infantil de la literatura | Calle Real

  2. Pingback: Historias de osos | Los Picos de la Mesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *